VIANDAS SALUDABLES
Para los chicos la vuelta al colegio significa el reencuentro con los amigos, nuevas experiencias y muchas cosas por aprender, sin embargo para los padres implica la compra de los útiles, el guardapolvo, las zapatillas y  volver a pensar en preparar todos los días una vianda que sea saludable, nutritiva y que a los chicos les guste.

¿Qué alimentos debe incluir una vianda para que sea saludable y nutritiva? 
Lo ideal es que contenga alimentos de los distintos grupos de alimentos para incorporar diferentes nutrientes. Lo mejor es elegir a lo largo de la semana diferentes  alimentos dentro de un mismo grupo, dando diversidad al menú de cada día. Evitar seleccionar siempre los mismos alimentos hará que la vianda sea más variada y nutritiva. Los grupos  de alimentos son: frutas, verduras, lácteos, carnes, cereales y legumbres.
Para beber, lo ideal es agua, jugos exprimidos o AdeS que aporta vitaminas y minerales.

¿Qué no debe incluir la vianda?

Conviene evitar alimentos con alto contenido de grasas (hamburguesas industrializadas, panchos, galletitas, alfajores), sodio (snacks) y azúcares (golosinas, gaseosas).

Para que el armado de una vianda saludable resulte más sencillo, es importante saber remplazar algunos alimentos, por otros más saludables. A continuación algunos ejemplos:
Ideas de viandas:   Los sándwiches son opciones prácticas y rápidas, y con un poco de creatividad podemos transformarlos también en opciones saludables:   El mejor postre siempre son las frutas. Éstas producen sensación de saciedad y eso muchas veces evita que los chicos deseen agregar alguna golosina.                                Incluya al menos 1 fruta por almuerzo. Pruebe distintas alternativas para evitar la rutina: naranja, manzana, banana, pera, uvas, trocitos de melón o ananá. Envíelas lavadas o sin cáscara. ¿Cómo hacerlo fácil? Preparar viandas saludables no tiene que ser complicado. Para que se convierta en una tarea sencilla lo fundamental es la planificación. Escriba con anticipación el menú de cada día de la semana y tenga los ingredientes a mano. Si deja todo para último momento, es más probable que privilegie la rapidez antes que la nutrición.